ENCONTRAR UN ARQUITECTO

en menos de 3 minutos

¿Cómo afectará la pandemia a la arquitectura?

 


A lo largo de la historia, las epidemias han tenido un impacto en la concepción y la construcción de las viviendas y lugares públicos en todo el mundo. Por lo tanto, es de esperar que la crisis sanitaria actual tendrá repercusiones en el estilo arquitectónico y en la manera en que la sociedad concebirá los espacios públicos y viviendas. De hecho, no es la primera vez que la aparición de una nueva enfermedad modifica nuestras costumbres, o moldea la arquitectura, el diseño y la disposición de los espacios.


A mediados del siglo XX, los brotes de enfermedades infecciosas como la gripe, el cólera o la tuberculosis eran algo común, muchas veces instigado por la alta densidad de población en las ciudades. Por ejemplo, la arquitectura modernista (movimiento caracterizado por la predominancia de las formas orgánicas, el uso de materiales modernos y un rechazo a los elementos decorativos), responde a las consecuencias de las guerras y las enfermedades que marcaron la primera mitad del siglo XX. Las tendencias del estilo minimalista, así como la preferencia por la luminosidad y la luz natural responden al intento de evitar la acumulación de polvo y gérmenes en las superficies de los ornamentos, ya que se en aquella época se descubrió que la tuberculosis podía sobrevivir durante días en el polvo del hogar.


Parece que Le Corbusier tenía razón cuando afirmaba hace 100 años que la higiene y la salud dependen en gran medida de la organización de las ciudades. Efectivamente, en la crisis actual, los mayores focos de contagio se han producido en ciudades con una alta densidad de población.


Nuevas tendencias arquitectónicas


Si bien la crisis sanitaria es reciente, el nuevo coronavirus ha originado nuevas teorías arquitectónicas. Muchos arquitectos, por ejemplo, ya se plantean la utilización a gran escala de tecnologías basadas en el “sin contacto” (ascensores, interruptores, etc.), así como el uso de materiales antibacterianos. En el diseño de interiores, los objetos que se puedan desinfectar fácilmente serán sin duda los más preciados.


Si bien es cierto que la densidad de población puede facilitar y acelerar la propagación del virus, intentar reducir la densidad de población de las ciudades ampliando su extensión no parece ser la solución. En su lugar, se debe invertir en un urbanismo sostenible, que pueda hacerse cargo de los agentes potenciales de contagio (deshechos, contaminación, alta población…). Por ejemplo, se puede incitar a los ciudadanos a que consideren el espacio público como una extensión de su hogar. De esta manera, contribuirán a su mantenimiento y buen uso. En otras palaras, la nueva concepción de arquitectura tras la pandemia no debe privar a los ciudadanos de lugares en los que pueden desarrollar lazos con el resto de personas, sino que se debe contribuir a crear un sentimiento de pertenencia a un nivel más profundo.


Asimismo, las medidas de confinamiento también han supuesto un cambio de mentalidad con respecto al teletrabajo y los espacios abiertos en las oficinas. Si desea saber más sobre cómo organizar los espacios abiertos tras la pandemia, haga clic aquí ; y para saber más sobre la vivienda evolutiva, haga clic aquí.


Si usted es arquitecto y desea aumentar su cartera de clientes y obtener proyectos que inspiren su creatividad, inscríbase a Encuentra-tu-arquitecto.com
 

Artículos similares



¿Es usted arquitecto/a

y quiere aparecer en nuestra web?

¡CONTÁCTENOS!